AndalucíaTodas las noticias

Parques Naturales, parajes espectaculares, Reservas de la Biosfera, mares de olivos y tesoros culturales en las Villas turísticas de Andalucía

La Red de Villas de Andalucía, dependiente de la Junta, está integrada por los establecimientos de Bubión, en la Alpujarra granadina; Laujar de Andarax (Almería); Cazorla (Jaén); Priego de Córdoba, y Grazalema (Cádiz).

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia
Comparte la noticia:

[cm_ad_changer campaign_id=”16″]

 

Andalucía siempre ha podido hacer gala de las mejores playas y de un clima excepcional con el mayor número de horas de sol al año de toda Europa. Pero en Andalucía hay mucho más y de una grandeza insuperable: Parques Naturales y Nacionales, Reservas de la Biosfera, parajes y campiñas espectaculares, mares de olivos y tesoros culturales.

El turismo de interior es una alternativa muy apetecible, ya que une la posibilidad de diversión a través de actividades complementarias integradas en la naturaleza y en el entorno rural con la satisfacción de disfrutar de otros ambientes culturales, mediante el contacto directo con los lugares y sus gentes.

Miles de viajeros buscan cada año en nuestra comunidad el contacto directo con la naturaleza, desconectar o vivir grandes experiencias desarrollando actividades deportivas y de ocio. El destino es un referente en espacios naturales de gran belleza, donde el tipismo y la singularidad de sus pueblos milenarios y de su cultura supone un atractivo irresistible.

[cm_ad_changer campaign_id=”2″]

 

HOTELES VILLAS DE ANDALUCÍA

Hoteles Villas de Andalucía y los entornos donde están ubicadas conforman una simbiosis única donde se mezclan los mejores ingredientes para que los visitantes accedan a una experiencia integral: un alojamiento muy especial, la naturaleza en todo su esplendor, actividades de turismo activo y pueblos llenos de encanto.

La riqueza cultural y las marcadas tradiciones de Andalucía son fuente de atracción para los cientos de miles de viajeros que llegan hasta cualquiera de sus rincones cada año, en cualquier época y desde cualquier origen. Villas de Andalucía conjugan esa tradición imponente que marca la personalidad andaluza con los recursos y una especial atención al viajero, modernas comodidades cuidando los detalles.

En sus edificaciones se ve reflejada toda la tradición del legado andalusí en su arquitectura, jardines, miradores, paseos, patios y terrazas de los complejos que componen Las Villas de Andalucía. Cortijos y pueblos típicos andaluces, configurados como alojamientos, apartamentos o habitaciones.

Los visitantes descubrirán elementos característicos de la arquitectura morisca, celosamente conservados por los andaluces a través de los siglos: tejados planos (terraos) coronados por infinidad de típicas chimeneas, pizarra, mampostería de piedra y fachadas encaladas. Y por supuesto, una decoración interior cálida, luminosa y detallista, combinando elementos rústicos como la cerámica y el barro cocido en las zonas comunes con maderas nobles, pinturas decorativas y mobiliario clásico en los dormitorios.

El confort es una prioridad en estos alojamientos, de modo que todo ha sido pensado y diseñado para que ser huésped en los Hoteles Villas de Andalucía sea equivalente a instalarse en un ambiente confortable y funcional, en el que lo tradicional y rústico de su concepto no conlleven ni la más mínima limitación para quien viaja con los estándares del siglo XXI.

[cm_ad_changer campaign_id=”2″]

 

GASTRONOMÍA

El gusto por la excelencia gastronómica y la cultura de la restauración encuentra plena respuesta en Hoteles Villas de Andalucía, donde la riqueza de la región en productos naturales es la base sobre la que las cocinas de sus restaurantes edifican una larguísima variedad de especialidades.

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia

Los paladares más exigentes encontrarán satisfacción en las cartas elaboradas por profesionales, siendo la oferta gastronómica por sí misma un motivo de visita. Jamón, gazpacho, ajoblanco, migas, salmorejo, pipirrana, flamenquín cordobés, rabo de toro, carnes de caza, trucha, sopa alpujarreña, postres tradicionales, aceite de oliva o vinos de la zona son solamente algunas de las exquisiteces de renombre mundial que aguardan a los comensales.

ACTIVIDADES

Buena parte del concepto que se asocia con el turismo rural de calidad radica en lograr bienestar para el cuerpo y para la mente. El contacto permanente con la naturaleza canaliza parcialmente esta sensación de relajación, pero hay algo muy importante que igualmente contribuye a ello: la calidad en el servicio y en las instalaciones.

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia

Así, Hoteles Villas de Andalucía ofrecen multitud de posibilidades para gozar del tiempo libre, con espacios deportivos o instalaciones para la salud.

Además, los enclaves privilegiados donde se encuentran Hoteles Villas de Andalucía son puntos estratégicos desde los que desarrollar multitud de opciones de ocio. Senderismo, rutas a caballo, recorridos en bicicleta, caza, piragüismo, visitas culturales, a bodegas, y otras actividades serán algunas de las tentaciones para los viajeros.

HOTEL VILLA DE CAZORLA***

El Hotel Villa de Cazorla está enclavado en un lugar privilegiado –la ladera de San Isicio– con maravillosas vistas sobre el pueblo de Cazorla y a tan sólo cinco minutos andando de la Plaza de Santa María, corazón del casco antiguo de la población de Cazorla, que es la puerta de entrada al Parque Natural de las Sierras de Cazorla Segura y las Villas.

[cm_ad_changer campaign_id=”17″]

 

El hotel cuenta con un edificio principal, que alberga las zonas y servicios comunes: recepción, restaurante, sala de reuniones y el salón-bar cafetería.

En el restaurante “El Trillo” puedes disfrutar de la gastronomía más típica de la zona, basada ésta en la harina, la caza, la pesca fluvial, las hortalizas y frutas de la zona, y sobre todo, en unas de las joyas de la gastronomía local, como es el aceite de oliva virgen extra con la denominación de origen “Sierra de Cazorla”. El restaurante funciona tanto con menú como a la carta, caracterizados ambos por productos de la zona adecuados a la temporada. Platos como la carne de monte, andrajos, gacha miga, rin ran, trucha serrana, paté perdiz, leche frita o torrijas podrán degustarse en él. Para los más pequeños hay un parque infantil anexo a esta terraza.

El hotel ofrece aparcamiento propio gratuito. La piscina del hotel se encuentra ubicada en la parte más alta del complejo, rodeada de arbolado y zonas ajardinadas.

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia

Las villas se distribuyen dentro del complejo a través de callejuelas, plazoletas, jardines, miradores con maravillosas vistas sobre el pueblo de Cazorla y el Castillo de la Yedra, dando así aspecto a un típico pueblo andaluz.

PARQUE NATURAL DE LAS SIERRAS DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS

Casi la mitad del territorio de la comarca de Sierra de Cazorla pertenece al Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, que es el espacio natural protegido más grande de España y el segundo de Europa.

El pueblo de Cazorla fue declarado en 1972 Conjunto Histórico-Artístico y posee atractivos monumentales tales como el Castillo de la Yedra, las Ruinas de la Iglesia Santa María, la Bóveda de la Plaza Santa María, sus iglesias (San José, San Francisco y del Carmen) y sus ermitas (San Isicio, Virgen de la Cabeza, San Sebastián, monasterio de Montesión…).

[cm_ad_changer campaign_id=”11″]

 

Dentro la Comarca Sierra de Cazorla, merece la pena visitar localidades con marcado interés como pueden ser los municipios de la Iruela con su Castillo Templario, y Quesada donde se encuentra el Santuario de la patrona de la comarca, la Virgen de Tíscar, muy próximo a unos de los monumentos naturales más espectaculares del Parque Natural, la Cueva del Agua.

Además, las ciudades monumentales Patrimonio de la Humanidad Úbeda y Baeza se encuentran a tan sólo 50 km de la localidad.

Por otra parte, hay que destacar que la orografía del terreno es perfecta para la realización de deportes de aventura como rafting, rappel, barranquismo, tiro con arco, tirolina, escalada deportiva, piragüismo, etc… También existen rutas de senderismo programadas, con una buena infraestructura y señalización, para realizar a pie, caballo o en bicicleta. Además, empresas locales ofrecen rutas en vehículos 4×4 a zonas restringidas del Parque Natural, a las que no se podría acceder con vehículo propio.

HOTEL VILLA DE BUBIÓN***

El Hotel Villas de Bubión está enclavado en un lugar privilegiado- El Barranco del Poqueira- en plena Alpujarra Granadina y, más concretamente, en el pueblo de Bubión.

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia

El municipio de Bubión se encuentra en un paraje de singular belleza, que desciende desde el pico Veleta, en el Parque Nacional de Sierra Nevada, hasta el río que le da nombre, Poqueira, donde se puede disfrutar de magníficas e impresionantes vistas, pudiendo, asimismo, divisar el mar Mediterráneo e incluso la costa de Marruecos, en los días más claros.

Declarado Conjunto Histórico Artístico, Reserva de La Biosfera por la UNESCO y Paisaje de interés Cultural de Andalucía por su singularidad en cuanto a su arquitectura tradicional que es la propia de los poblados bereberes, sus paisajes de calles empinadas y por la construcción de sus viviendas organizadas en terrazas, con tejados planos de pizarra y adaptadas a los escarpados perfiles del terreno.

[cm_ad_changer campaign_id=”8″]

 

Bubión es un municipio con identidad propia gracias a su legado cultural. Ello ha dado lugar a que haya sido catalogado como uno de los pueblos más bonitos de España y además forma parte de la calidad de vida “Slow”, que sugiere un lugar del buen vivir, donde se promueve la hospitalidad y el respeto a las tradiciones.

El Hotel Villa de Bubión se enmarca en este entorno, en coherencia con el estilo arquitectónico tradicional, respetando formas, materiales y colores. El hotel forma parte del pueblo, sin que exista diferencia alguna con el resto de viviendas.

Consta de un edificio principal, que alberga la zonas y servicios comunes: recepción, Sala de televisión y lectura, cafetería y restaurante “La Villa” con capacidad para 70 comensales. Tiene un menú tan variado como la rica gastronomía típica de la zona, platos elaborados con productos locales.

Se destacan aquellos platos que tiene más arraigo como el Plato Alpujarreño, las Migas, el Jamón Serrano con Denominación de Origen, embutidos, el conocido como Puchero de Hinojos, la sobrehúsa de espinacas, sopa de almendras, entre otros.

En primavera- verano, los clientes podrán disponer de piscina y solárium.

El hotel cuenta con 39 villas de diferente capacidad. Se distribuyen mediante diversas calles estrechas de blancas fachadas, tinaos, plazoletas con fuentes de piedra, pudiendo así vivir el ambiente de un auténtico pueblo Alpujarreño sin renunciar a las comodidades de un gran hotel.

ALPUJARRA GRANADINA

La Alpujarra granadina se asoma a impresionantes paisajes, entre almendros, cerezos, castaños, viñedos y bancales de singular belleza. Debido a su orografía y altitud, especialmente montañosa, los pueblos se han adaptado a los desniveles, motivo por el que sus casas están escalonadas y orientadas al sur, para aprovechar el buen clima mediterráneo.

Las calles, empedradas y de trazado sinuoso, invitan al paseo, a respirar sosiego y tranquilidad. Realmente parece que el tiempo se detiene en la Alpujarra.

[cm_ad_changer campaign_id=”17″]

 

Entre los municipios de esta comarca se encuentra Lanjarón, se conoce como la Puerta de la Alpujarra, lugar ideal para relajarse en sus aguas mineromedicinales. También Órgiva, municipio destacado por su actividad comercial, su gastronomía de marcado sabor morisco y sus rutas de olivos centenarios.

El Balcón de la Alpujarra, formado por los pueblos blancos de Cañar, Soportújar y Carataunas. Pórtugos y su agua agria. Trevélez el pueblo más alto de España y de destacada tradición en la cura del Jamón Serrano al natural. Así como el Barranco del Poqueira, con las localidades de Pampaneira, Capileira Y Bubión donde se ubica el Hotel Villa de Bubión.

Existen empresas locales que ofrecen actividades para aquellos más atrevidos y aventureros, como el barranquismo, la escalada, el rafting, subidas a los picos más altos. Para aquellas familias que quieran disfrutar de la comarca existen diversas opciones ideales para que los más pequeños conecten con la naturaleza, como por ejemplo excursiones al río, conocer las aguas termales y el agua agria, el Museo de Miel, el Museo de Chocolate, entre otras actividades.

La Alpujarra cuenta con una de las redes de senderismo más amplias de Europa con caminos de gran y pequeño recorrido para que todo el visitante, independientemente de su experiencia, pueda recorrerla a pie, en bicicleta o a caballo.

 

HOTEL VILLA DE LAUJAR DE ANDARAX***

El Hotel Villa de Laujar se encuentra junto a la población de Laujar de Andarax (Almería), enclavada en la comarca del Valle Andarax, en plena Alpujarra Almeriense, custodiada por la desconocida Sierra de Gádor y la imponente Sierra Nevada con su Parque Natural, a más de 900 metros sobre el nivel del mar.

El complejo está compuesto por un edificio principal, de singular belleza, en el que se encuentra la recepción con un amplio hall con zonas de estar, salones de reuniones, el bar “La Villa” con terraza hacia la piscina del hotel, el restaurante “La Encina de la Villa” con capacidad de hasta 120 comensales y dos salones de reuniones.

Las habitaciones o villas se encuentran distribuidas en dos calles principalmente a lo largo del complejo. El Hotel Villa de Laujar dispone de 31 Villas.

[cm_ad_changer campaign_id=”4″]

 

Dentro de los 50.000 m2 que dispone el hotel, destacan sus numerosas zonas ajardinadas y boscosas, miradores, piscina de adultos y vaso de chapoteo para niños, zona de gallinas, caballerizas propias, huerto de temporada, pista de tenis, parque infantil, miniporterías de fútbol, así como caminos en los que pasear y dejarse llevar por los aromas y colores de una vegetación autóctona y unas magníficas vistas del entorno formado en su conjunto por un espléndido valle repleto de bancales típicos, acequias milenarias, olivares viejos, encinas, castaños… y todo guardado y protegido por la hercúlea sierra Nevada y la cercana Sierra de Gádor.

En el restaurante “La Encina de las Villas” se puede degustar una muestra de la excelente gastronomía de la zona, fruto y mezcla de una original tradición musulmán-morisca y posterior cristiana. Son de destacar los platos típicos elaborados con productos locales como el guiso de berza, embutidos, migas, carnes a la brasa, la “fritá” alpujarreña, el jamón con habas, combinados con hortalizas recogidas de la huerta y los vinos que se cosechan en la comarca (tinto, blanco, rosado, cava y dulces), así como los exquisitos postres de repostería artesanal (mantecados, soplillos de almendra, rosquillos de vino, borrachillos, leche frita, pebetes de calabaza, merengues, buñuelos y roscos de sartén).

Cercano al hotel, se sitúa el Paraje Natural del Nacimiento, de gran belleza, que es ideal para disfrutar de un día en familia y en contacto con la naturaleza.

A corta distancia del hotel se sitúa, también la estación recreativa y de esquí de fondo “La Ragua”, que ofrece la posibilidad de practicar no solo este deporte sino también el senderismo, ciclismo de montaña, etc.

En cuanto a las rutas culturales del municipio de Laujar destacan varias rutas guiadas. Entre ellas se puede destacar la ruta en la cual descubrir los principales monumentos que forman parte del patrimonio histórico- religioso de la localidad, la ruta de los pilares más emblemáticos y casas señoriales de los siglos XVIII Y XIX, contemplando los símbolos de la arquitectura tradicional de la Alpujarra Almeriense.

Dentro de la comarca también destacan el área recreativa “Las Canales” en Padules, la casa “Palacio de las Godoyas” con diversas exposiciones en Fondón, la casa conocida tradicionalmente como del “Rey Chico” en Fuente Victoria, el Camarín de Benecid y una muestra etnográfica conocida como “El museíllo”.

[cm_ad_changer campaign_id=”2″]

 

ALPUJARRA ALMERIENSE

A orillas de la falda de Sierra Nevada, a pocos kilómetros del mar Mediterráneo y en contacto con el Desierto de Tabernas, los blancos pueblos de la Alpujarra almeriense se reparten entre monumentales montañas y verdes valles.

La Alpujarra lleva poblada desde el Neolítico, aunque es la presencia musulmana, tras la reconquista de Granada por los Reyes Católicos, la que deja la huella más manifiesta en la composición de estos pueblos.

En el paisaje de la Alpujarra almeriense se alternan casas encaladas, cultivos en bancales, increíbles paisajes y pueblos del más puro sabor árabe, con calles estrechas y empinadas.

Una imagen típica de las calles alpujarreñas es la de los ‘tinaos’, unas cornisas que cubren parte de las calles. Es uno de los elementos arquitectónicos más característicos de la Alpujarra, tanto granadina como almeriense.

También las humeantes chimeneas de la Alpujarra tienen algo de peculiar, pues suelen presentar forma cilíndrica y son rematadas por un ‘sombrero’ hecho con una lasca de pizarra y una piedra.

Entre sus principales municipios se encuentra Laujar de Andarax, capital de la Alpujarra Almeriense, situada al pie de Sierra Nevada, es un lugar ideal para la práctica del senderismo ya que cuenta con el Área Recreativa del Nacimiento, desde donde parten varias rutas señalizadas, una de las más conocidas es la “Senda de la Hidroeléctrica”, visitar la Iglesia de la Encarnación, bautizada como la Catedral de la Alpujarra, rutas culturales y visitas a las bodegas con cata, ya que es célebre por sus vinos y también por ser la última morada en España del rey Boabdil, quien ostentó el señorío de la Alpujarra tras la conquista de Granada, estableciendo aquí su capital antes de huir hacia África. Laujar fue, también, el lugar de nacimiento de Francisco Villaespesa, el más importante poeta y dramaturgo almeriense y que dedicó a su pueblo varios de sus versos más famosos.

En su cercanía se encuentra el pueblo de Fondón, que fue, en 1567, un lugar clave de la rebelión de los moriscos en la Alpujarra. Como consecuencia de aquellas revueltas la zona se despobló de moriscos y se repobló con cristianos.

Con el paso de los siglos, Fondón acabó añadiendo a sus calles, además de la típica arquitectura morisca, edificios del siglo XVIII, fruto de una arquitectura más ilustrada y que coincidía con la actividad minera del plomo. Es famoso por la Fiesta de San Sebastián, patrón del pueblo, donde se realiza una bulliciosa fiesta en la plaza del pueblo con un enorme chisco. Es, además, reconocido por sus vinos y por el Festival Flamenco de Fondón, celebrado cada año, en agosto, que cuenta con artistas de gran renombre.

Otro de los pueblos Alpujarreños es Padules que es muy conocido por su famosa ruta de los “Canales y Canjorros de Padules”, encantador paraje donde el río Andarax dibuja, un sendero acuático salpicado de saltos de agua, cascadas, pequeñas cataratas y pozas. También y de obligada visita encontramos pueblos como Ohanes, popular por sus fiestas de Santos Marcos, fiesta que data del S. XV y consiste en una procesión encabezada por toros ensogados, que, en ocho puntos del recorrido, los mozos obligan a reverenciarse ante la imagen de San Marcos, bendiciendo el sacerdote los campos y a los animales. Se puede seguir la Ruta de las Fuentes de la Alpujarra para dar fe de que el agua no es un bien que escasea por esta parte de Almería. Como en Berja, que cuenta con treinta fuentes o la joya de la corona que supone Alhama de Almería, donde sus milenarias aguas termales permanecen a una temperatura constante de 47º.

La cocina alpujarreña se entiende como una singular liturgia. Una caminata por el paisaje abrupto de la Alpujarra y su clima extremo invita a probar platos fuertes, típicos del frío invernal como las sopas de ‘ajo tostao’, las migas de harina, el puchero de hinojos, la olla de berza o el ‘guisao de correas’. Aunque si hay un plato representativo del lugar, ese es el ‘plato alpujarreño’, que engloba los productos más autóctonos en un solo manjar: morcilla, longaniza, lomo en orza, ‘papas a lo pobre’ con huevo frito y jamón serrano. También el repertorio de dulces y postres es variado, muchos de ellos aún conservan la esencia musulmana y tienen como principales ingredientes la almendra y la miel.

La Alpujarra se revela como un paisaje para perderse unos días o quedarse para siempre.

[cm_ad_changer campaign_id=”11″]

 

HOTEL VILLAS DE PRIEGO DE PRIEGO DE CÓRDOBA***

El Hotel Villas de Priego se sitúa junto a la aldea de Zagrilla Alta, en el Parque Natural de las Sierras Subbéticas, a tan sólo 7 km de Priego de Córdoba, al abrigo de la sierra y rodeado de un manto de olivares, membrilleros y encinas.

En la parte superior del complejo se levanta el edificio principal con un magnifico patio central de mármol blanco y columnas de piedra caliza al estilo andaluz donde degustar, entre geranios, un buen Montilla-Moriles. En este edificio se ubica la recepción, la sala de televisión con chimenea, la cafetería, el restaurante y los salones de Actos y de Cazadores, especialmente pensados para reuniones de trabajo y celebraciones.

En el exterior, varias terrazas invitan al viajero a relajarse disfrutando de unas maravillosas vistas al Parque Natural y a la Sierra Tiñosa, el pico más alto de la provincia de Córdoba (1470m.). Cuenta, además, con una piscina exterior con terraza mirador, parque infantil para los más pequeños y varias zonas ajardinadas.

parques-naturales-parajes-reservas-biosfera-culturales-villas-turisticas-andalucia

En su restaurante “El Piloncillo”, con capacidad para 130 personas, destaca la elaboración con productos locales, de los platos típicos de la gastronomía de la Subbética que es el resultado de los diferentes pueblos que han pasado por estas tierras, desde los íberos pasando por los romanos, musulmanes o judíos. Pueden degustar, entre otros, el revuelto de collejas, el flamenquín, el rabo de toro y el tradicional salmorejo cordobés; todos ellos elaborados con el Aceite de Oliva Virgen Extra Denominación de Origen Priego de Córdoba.

Otros elementos fundamentales de la gastronomía de la zona son los derivados del cerdo como el chorizo, el jamón, el salchichón, la morcilla…

No podemos olvidarnos del queso, muy conocido el elaborado artesanalmente en Zuheros con leche de cabra.

Por su parte, el vino D. O. Montilla-Moriles también tiene gran tradición, cultivando vides en pueblos cercanos desde hace más de 2000 años.

También destacan los anisados de Rute, pueblo que también destaca por la elaboración de polvorones, mantecados y hojaldres de alta calidad.

Sus 52 villas independientes se distribuyen a la manera de un pueblo típico andaluz en el que la arquitectura está en perfecta armonía con el paisaje. El viajero podrá pasear por sus estrechas calles, plazuelas y rincones donde el silencio, la cal de sus paredes y los colores de sus flores, sin duda evocan sensaciones de otras épocas.

El Hotel Villas de Priego de Córdoba, se encuentra dentro de un espacio natural protegido que atesora una gran belleza paisajística y monumental y un importante patrimonio histórico, que se remonta a las primeras edades del hombre.

[cm_ad_changer campaign_id=”4″]

 

PRIEGO DE CÓRDOBA Y LA SUBBÉTICA

La ciudad de Priego de Córdoba es conocida como la “Cuna del Barroco” por la belleza y el valor artístico de sus numerosos monumentos. Podemos destacar la Iglesia de la Asunción con su fabuloso Sagrario, obra cumbre del Barroco Español y un auténtico espectáculo para la vista.

Priego es también la “Ciudad del Agua” y en su Fuente del Rey, una de las fuentes monumentales más bellas de Andalucía, se conjugan ambos elementos, agua y barroco. Esta emblemática fuente, consta de 3 estanques escalonados con 139 caños de agua y con las esculturas mitológicas de Neptuno y Anfítrite.

A parte de éstos, Priego de Córdoba cuenta con un sinfín de rincones por descubrir, como el barrio de las Villas, su judería, el Castillo -fortaleza árabe de la que destaca su Torre del Homenaje-, las Carnicerías Reales -un antiguo matadero y mercado del siglo XVI-, el Recreo de Castilla o Huerta de las Infantas, la Casa Natal y Museo Niceto Alcalá-Zamora y Torres -primer presidente de la II República Española, la Calle del Rio conocida por sus magistrales casas señoriales,…

El Parque Natural de las Sierras Subbéticas cuenta con una riqueza cultural extraordinaria y un paisaje pintoresco, ofreciendo al visitante una amplia oferta que conjuga:

Naturaleza, con numerosas rutas para practicar senderismo.

Barroco, encontrando magnificas muestras en cada uno de los municipios que integran la comarca.

Arqueología, la comarca posee abundantes yacimientos arqueológicos.

Deportes activos, entre los que se incluyen los náuticos en el pantano de Iznájar, recorridos ecuestres, ciclo-turismo, espeleología, escalada, etc.

Tradiciones, donde encontramos un amplio legado en fiestas populares, resaltando la fama de su Semana Santa o los Danzantes de Fuente Tójar.

Siguiendo el paseo llegamos a la aldea de Zagrilla Alta, donde el viajero podrá refrescarse con el agua de su manantial y visitar su lavadero público que data de 1935 y que todavía hoy se encuentra en uso.

[cm_ad_changer campaign_id=”17″]

 

HOTEL VILLA DE GRAZALEMA***

Situado en pleno corazón de la Sierra de Cádiz, el Hotel Villas de Grazalema se rodea de las Sierras del Endrinal y del Pinar, un enclave privilegiado en plena naturaleza y a unos escasos 500 metros del encantador pueblo de Grazalema.

El Parque Natural Sierra de Grazalema, el primero creado en Andalucía, es un espacio natural protegido que fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en 1977. La flora autóctona ofrece formaciones boscosas de gran belleza en las que destaca el pinsapo, especie autóctona de esta serranía. Las rutas de senderismo cuentan con una buena infraestructura turística, destacando la ruta de los Pueblos Blancos, Ruta del Pinsapar, Ruta de Garganta Verde y la Ruta del majestuoso Pico del Torreón con una altitud de 1648 m., punto más elevado de la provincia de Cádiz.

El Parque Natural de Grazalema ofrece un impresionante paisaje de contrastados relieves sobre rocas calizas fruto de una violenta historia geológica: valles encajados en forma de cañones, cuevas, cornisas, taludes… y una amplia variedad de formas originadas por procesos de tiempos geológicos remotos. Sus orígenes son árabes, tal y como muestra su primogénito nombre, Gran Zulema, de donde proviene el actual. En 1485 fue conquistada por el duque de Arcos. Tomó un gran auge económico a partir del siglo XVII gracias a la industria de pañería que producía la famosa manta de Grazalema.

El establecimiento hotelero combina habitaciones en su edifico principal y anexos a éste se ubican 38 villas que conforman un pequeño y acogedor pueblo con sus calles empedradas, plazas, fuentes y bellos rincones ajardinados.

En el edificio principal se ubican las dependencias de recepción, restaurante, cafetería, salas comunes, salas de reuniones, terrazas y piscina exterior. Dispone de 24 habitaciones con magníficas vistas al pueblo de Grazalema, a la Sierra del Endrinal y al Valle del Río Guadalete.

Calificado de lugar pintoresco, el hotel es ideal para el descanso, lejos de todo ruido urbano y contaminación, mientras su hermoso entorno se presta a disfrutar de pequeños paseos a pie al atardecer recorriendo este bello rincón gaditano. Sus estrechas calles muestran paredes blancas donde las distintas manos de cal han llegado a redondear las esquinas por el paso del tiempo.

En su restaurante el “Olivar” podrá degustar su típica y tradicional cocina de la Sierra Gaditana.

Entre los productos de Grazalema destacan sus famosos quesos con premios nacionales e internacionales, miel y chacinas; en su cocina, gran variedad de platos como el cordero al horno, el rabo de toro, tagarninas revueltas, estofado de jabalí con setas, sopa de espárragos trigueros y la típica sopa de Grazalema, así como gran variedad de postres caseros como el helado de higos o la tarta de queso fresco con mermelada de frambuesa, sin olvidar la riquísima repostería grazalemeña como son (cubiletes, torta de almendras y amarguillos).

SIERRA DE GRAZALEMA

La Sierra de Cádiz, con un abundante patrimonio arqueológico, se extiende al norte de la provincia en un recorrido abrupto, sabroso, verde y emocionante: la Ruta de los Pueblos Blancos.

[cm_ad_changer campaign_id=”11″]

 

La ruta se adentra en el Parque Natural de Grazalema, declarado Reserva de la Biosfera, donde no podemos dejar de visitar la localidad del mismo nombre, con uno de los paisajes más espectaculares del entorno.

Este parque, en el extremo occidental de la cordillera Bética, es el enclave más lluvioso de la Península Ibérica con una media anual de 2200 litros por metro cuadrado. Su orografía es asombrosa y llama poderosamente la atención por sus cañones, cuevas y riscos; quebradas y valles.

La localidad de Grazalema, en el nordeste de la provincia, es la más elevada de la provincia y la más montañosa. También está en su término el Torreón, el pico más alto de Cádiz y en sus tierras nace el río Guadalete, que recorre la provincia de este a oeste.

El pueblo conserva restos de la época romana y musulmana y está considerado como uno de los más bellos de la provincia, y recientemente también declarado como uno de los pueblos más bonitos de España, siendo el mejor exponente de los llamados pueblos blancos. Así, ofrece alicientes como la Fuente Romana, la Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora, Iglesia de San José y la Parroquia de la Encarnación.

“Contenido patrocinado por Andalucía”

 

 

 

 

 

[cm_ad_changer campaign_id=”8″]

SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE TELEVISIÓN AQUÍ

Eventos destacados en Los Pedroches 

Dom 09

VIII MTB La Calabresa en Santa Eufemia

9 octubre @ 10:00 am - 2:00 pm
Vie 14

Folk-Pozoblanco 2022 con Aljibe Folk

14 octubre @ 9:30 pm - 11:30 pm
Sáb 15

IV Huevada Ecológica en Villaralto

15 octubre @ 12:00 pm - 11:00 pm
Comparte la noticia: