AndalucíaTodas las noticias

Trabajar 4 días por semana aumenta el bienestar de los empleados y mantiene la productividad, según un ensayo de 6 meses

Los resultados de la mayor prueba mundial de una semana laboral de cuatro días revelan una reducción significativa de los índices de estrés y enfermedad entre los trabajadores

Comparte la noticia:

 

Los resultados de la mayor prueba mundial de una semana laboral de cuatro días revelan una reducción significativa de los índices de estrés y enfermedad entre los trabajadores: el 71% de los empleados declaran tener menos “agotamiento” y el 39% afirman estar menos estresados que al inicio de la prueba, según publican en la revista .

Sesenta y una organizaciones del Reino Unido se comprometieron a una reducción del 20% de las horas de trabajo para todo el personal, sin disminución de los salarios, durante un periodo de seis meses a partir de junio de 2022. La gran mayoría de las empresas también mantuvieron los objetivos de productividad a tiempo completo.

En comparación con el mismo periodo del año anterior, se redujeron en un 65% las bajas por enfermedad y en un 57% el número de empleados que abandonaban la empresa. Los ingresos de las empresas apenas variaron durante el periodo de prueba, e incluso aumentaron marginalmente un 1,4% de media.

En un informe sobre los resultados presentado a los legisladores británicos, alrededor del 92% de las empresas que participaron en el programa piloto del Reino Unido (56 de 61) afirman que tienen intención de continuar con la semana laboral de cuatro días, y 18 empresas confirman que el cambio será permanente.

La investigación para las pruebas británicas corrió a cargo de un equipo de científicos sociales de la Universidad de Cambridge, en colaboración con académicos del Boston College de Estados Unidos y el think tank Autonomy. El ensayo fue organizado por 4 Day Week Global en colaboración con la Campaña 4 Day Week del Reino Unido.

 

Participaron empresas de todo el Reino Unido, con unos 2.900 empleados que renunciaron a un día de trabajo. Entre las organizaciones que participaron en el ensayo había desde minoristas en línea y proveedores de servicios financieros hasta estudios de animación y una pescadería local, pasando por sectores como la consultoría, la vivienda, las TI, el cuidado de la piel, la selección de personal, la hostelería, el marketing y la sanidad.

Los investigadores encuestaron a los empleados a lo largo del ensayo para evaluar los efectos de disponer de un día extra de tiempo libre. Los niveles de ansiedad y fatiga declarados por los propios empleados disminuyeron en todos los sectores, mientras que la salud mental y física mejoró.

Muchos de los encuestados afirmaron que les resultaba más fácil conciliar el trabajo con los compromisos familiares y sociales: El 60% de los encuestados considera que es más fácil compaginar el trabajo remunerado con las responsabilidades familiares, y el 62% afirma que es más fácil compaginar el trabajo con la vida social.

“Antes del ensayo, muchos se preguntaban si se produciría un aumento de la productividad que compensara la reducción del tiempo de trabajo, pero eso es exactamente lo que hemos descubierto”, afirma el sociólogo Brendan Burchell, que dirigió la parte de la investigación realizada por la Universidad de Cambridge.

“Muchos empleados estaban muy interesados en mejorar ellos mismos su eficiencia –asegura–. Las reuniones largas con demasiada gente se acortaban o se abandonaban por completo. Los trabajadores estaban mucho menos dispuestos a perder el tiempo y buscaban activamente tecnologías que mejoraran su productividad”.

El doctor David Frayne, Investigador Asociado de la Universidad de Cambridge, afirma que los resultados “mostraron las muchas maneras en que las empresas estaban convirtiendo la semana de cuatro días de un sueño a una política realista, con múltiples beneficios”.

Por su parte, Joe Ryle, Director de la Campaña 4 Day Week, califica los resultados de “gran avance” para la idea de semanas laborales más cortas.

 

Además de la encuesta, diseñada en colaboración con colegas como la profesora Juliet Schor, del Boston College, el equipo de Cambridge realizó un gran número de entrevistas exhaustivas a empleados y directores generales de empresas antes, durante y después de la prueba de seis meses.

En cuanto a las motivaciones, varios altos directivos dijeron a los investigadores que veían la semana de cuatro días como una respuesta racional a la pandemia, y que creían que les daría una ventaja a la hora de atraer talentos en el mercado laboral posterior a la crisis de la covariedad.

Algunos lo veían como una alternativa atractiva al trabajo a domicilio ilimitado, que en su opinión ponía en riesgo la cultura de la empresa. Otros habían visto al personal sufrir problemas de salud y duelos durante la pandemia, y sentían una mayor “responsabilidad moral” hacia los empleados.

Sin embargo, muchos afirmaron que ya se hablaba de la reducción de horarios mucho antes de Covid como respuesta a un trabajo exigente o emocionalmente agotador. Sin embargo, resulta sorprendente que ninguna de las organizaciones entrevistadas participara en las pruebas simplemente porque la tecnología hubiera reducido su necesidad de mano de obra humana.

Algunas de las empresas que participaron en la prueba pusieron condiciones a la reducción de jornada, como menos días de vacaciones, la posibilidad de llamar al personal con poca antelación o una semana de cuatro días “condicional”, es decir, que sólo se mantenía mientras se cumplían los objetivos de rendimiento.

En las entrevistas se documentó cómo las empresas reducían la jornada laboral sin comprometer los objetivos. Entre los métodos más comunes están las reuniones más cortas con órdenes del día más claros, la introducción de “periodos de concentración” sin interrupciones, la reforma de la etiqueta del correo electrónico para reducir las largas cadenas y la rotación de la bandeja de entrada, los nuevos análisis de los procesos de producción, las listas de tareas al final de la jornada para un traspaso eficaz o el comienzo de la jornada al día siguiente.

Cuando se preguntó a los empleados cómo utilizaban el tiempo libre adicional, la respuesta más popular con diferencia fue “administración de la vida”: tareas como hacer la compra o las tareas domésticas. Muchos explicaron que esto les permitía un descanso adecuado para actividades de ocio los sábados y domingos.

“Los empleados solían describir una reducción significativa del estrés –afirma Niamh Bridson Hubbard, investigadora y doctoranda en Cambridge–. Muchos describieron que podían desconectar o respirar más fácilmente en casa. Una persona nos contó cómo había desaparecido su ‘pavor dominical'”.

En lo que respecta a la cultura de trabajo, los empleados se mostraron en general positivos, sintiéndose más valorados por su empresa y describiendo un sentido de propósito compartido derivado de los esfuerzos para que la semana de cuatro días fuera un éxito.

Sin embargo, varios empleados de una gran empresa se mostraron preocupados por la intensificación de la carga de trabajo, mientras que algunos de empresas creativas expresaron su inquietud por la reducción de la convivencia en el trabajo debido al “tiempo de concentración”, y argumentaron que las charlas no estructuradas suelen generar nuevas ideas.

Al final de los seis meses de prueba, muchos de los directivos afirmaron que no podían imaginarse volver a una semana de cinco días. “Casi todos los que entrevistamos dijeron sentirse abrumados por las preguntas de otras organizaciones de su sector interesadas en seguir el ejemplo”, afirma Burchell.

“Cuando preguntamos a los empresarios, muchos de ellos están convencidos de que la semana de cuatro días se hará realidad. A mí personalmente me ha animado hablar con tanta gente optimista en los últimos seis meses. Una semana de cuatro días significa una vida laboral y familiar mejor para mucha gente”, concluye.

SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE TELEVISIÓN AQUÍ

Eventos destacados en Los Pedroches

[tribe_events_list]

Comparte la noticia: