PozoblancoTodas las noticias

Una mujer de Pozoblanco fallece en Madrid por Coronavirus

La mujer fallecida fue enterrada en el Cementerio de Pozoblanco

una-mujer-pozoblanco-fallece-madrid-coronavirusCementerio de Pozoblanco
Comparte la noticia:

[cm_ad_changer campaign_id=”16″]

 

Durante estos días ha trascendido un hecho que tuvo lugar el pasado 7 de abril en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Una mujer natural de Pozoblanco falleció víctima de la COVID-19, a los 87 años de edad. La mujer se encontraba en Madrid compartiendo vivienda con su hija que vive en la capital y con la cual pasaba unos meses al año.

La nuera de la fallecida ha explicado a El Quincenal de Los Pedroches, que su suegra “normalmente de abril a diciembre estaba en Pozoblanco y en el puente festivo de diciembre, venía su hija a recogerla para llevarla a Madrid, aunque este pasado año vino a recogerla en el mes de noviembre”.

[cm_ad_changer campaign_id=”2″]

 

La hija política de la fallecida señala que pasaba unos 4 o 5 meses en Madrid y el resto del año, de Semana Santa hasta diciembre, en Pozoblanco, donde reside el resto de su familia.

La nuera asevera que la mujer fallecida pasó demasiado tiempo en casa de su hija “con fiebre alta que no conseguían bajar”, hasta que decidieron trasladarla al hospital, donde las pruebas del coronavirus confirmaron que era positiva. “A los pocos días de ingresar se complicó su estado de salud  con neumonía severa, incluso los riñones también empezaron a fallarle”.

Esta mujer, hasta que enfermó por coronavirus, se encontraba muy bien de salud, incluso “comentábamos entre la familia que la abuela nos iba a enterrar a todos”, manifiesta la nuera de la fallecida.

Una vez ingresada en el Hospital Gregorio Marañon, los familiares conocían su situación a través de una llamada que realizaban los médicos a los familiares a las 15.00 h. diferentes días de la semana para informarles de su estado de salud, ya que no les estaba permitida la visita al hospital. Incluso en un par de ocasiones también realizaron videollamadas, indica la hija política de la fallecida. Quien también afirma que “el equipo médico se portó muy bien en todo momento”.

[cm_ad_changer campaign_id=”11″]

 

La mujer no fue asistida con respirador artificial en ningún momento, ni tampoco se trasladó a la UCI por su condición de persona de avanzada edad y debido al caos asistencial que existía en aquel momento en el hospital. El estado de salud fue paulatinamente empeorando y “falleció en la más absoluta soledad”, apunta la nuera.

En principio pensaron incinerarla, pero como en Madrid existía un gran número de fallecidos por Covid 19, tardarían demasiado tiempo y su compañía de seguro de decesos no cubriría el gasto, por lo que decidieron enterrarla, explica la nuera.

A los 8 días de su fallecimiento permitieron a la familia trasladar el cadáver a Pozoblanco, para enterrarla en su pueblo natal, entierro que tuvo lugar siguiendo las medidas de seguridad establecidas, por lo que solo pudieron asistir 4 personas, algunas de ellas provenientes de Madrid.

Aunque en Pozoblanco si salía a pasear e incluso a realizar la compra, su nuera nos dice que  “en Madrid no salía del piso, porque estaba situado en un ático, tenía demasiadas escaleras y no conocía a casi nadie”, no obstante la nuera cree saber cómo se contagió su suegra pero prefiere no decirlo.

La afiliación a la Seguridad Social la mantenía en Andalucía por lo que posiblemente su fallecimiento este contabilizado en la sanidad andaluza.

Por la ley de protección de datos y porque así nos lo ha pedido la familia, no revelamos la identidad de la persona fallecida.

[cm_ad_changer campaign_id=”8″]

SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE TELEVISIÓN AQUÍ

Comparte la noticia: